Impacto Ambiental de perros y gatos

En comparación con una dieta a base de plantas, una dieta de origen animal requiere más energía, tierra y agua y tiene mayores consecuencias ambientales en términos de erosión, pesticidas y desechos. En esta nota te contamos cómo impacta al medio ambiente la alimentación a nuestras mascotas según una investigación realizada por la Universidad de California.

El presente artículo de investigación realizado por G.S OKIN de la Universidad de California (Los Ángeles) considera la contribución de los perros y gatos al consumo total de energía y carne en Estados Unidos y su impacto ambiental. El objetivo del estudio es comprender la escala de las necesidades dietéticas de estos animales en relación con las de los estadounidenses.

Los perros y gatos consumen aproximadamente el 19% de la cantidad de energía alimentaria que se produce por los humanos y el 33% de la energía derivada de la producción de alimentos de origen animal.

Además, la producción de balanceado de origen animal constituye alrededor del 25-30% de los impactos ambientales en términos de uso de tierra, agua, combustibles fósiles, fosfatos y biocidas.

El consumo de sub-productos de origen animal para perros y gatos es responsable de la liberación de hasta 64 millones de toneladas de metano y óxido nitroso equivalentes a CO2, dos poderosos gases de efecto invernadero (GEI).

Estos datos que sorprenden son solo de Estados Unidos.  A medida que aumenta la tenencia de mascotas y continúan las tendencias en los alimentos para mascotas hacia un mayor contenido de carne y sus subproductos derivados (harina de hueso, vísceras, cenizas, cebo, harina de sangre, etc), a nivel mundial, la tenencia de mascotas agrava los impactos ambientales. Por eso, es importante considerar fuentes mas sostenibles de alimentación para nuestros amigos peludos.

Según los cálculos, los perros y gatos consumen tanta energía alimentaria como ~ 62 millones de personas, que es aproximadamente una quinta parte de la población estadounidense. Aunque hay menos perros y gatos en este país que personas, obtienen más energía de productos derivados de animales (33% frente a 19% para las personas). Por lo tanto, si se incluyera el consumo de mascotas en los cálculos, Estados Unidos equivaldría a un país de ~ 380 millones en términos de energía dietética bruta consumida y a un país de aproximadamente 690 millones en términos de energía de origen animal consumida. Por lo tanto, está claro, al menos para países con poblaciones considerables de perros y gatos como Estados Unidos, que el consumo de estos animales debe tenerse en cuenta al calcular el consumo nacional de alimentos y su consecuente impacto ambiental.

Si la energía de origen animal se convirtiera en su equivalente vegetal, una cuarta parte de la energía de origen animal en la comida para perros y gatos de EE. UU. mantendría a unos 35 millones de seres humanos. Si los humanos pudieran consumir incluso solo el 5% de la energía de origen animal en los alimentos para mascotas, esto sería equivalente al consumo de productos animales de más de 5 millones de personas y al consumo total de energía de 1 millón de personas.

Este articulo destaca que disminuir la tasa de tenencia de perros y gatos reduciría considerablemente estos impactos (aunque la tendencia mundial es inversa y difícil de revertir). También recomienda esfuerzos simultáneos de toda la industria para reducir la sobrealimentación y el desperdicio como así también encontrar fuentes alternativas de proteínas como las vegetales para lograr disminuir estos impactos.

The Green Dog es una gran alternativa para comenzar cuidar un poquito más a nuestro planeta al ser completo y balanceado sin contener ingredientes de origen animal.

Si te gusto la nota, te invitamos a que la compartas en tus redes sociales!

Fuente: OKIN PLOS ONE (2017). Informe completo en doi.org/10.1371/journal.pone.0181301